Archivo de la categoría: fantasia medieval

Juego de Tronos | T3 | Tráiler extendido

thrones-poster-temporada-3

Treinta días después de que se ponga a la venta la temporada 2 de ‘Juego de Tronos‘ en DVD y Blu Ray en nuestro país, comenzará la nueva temporada, basada en una parte del tercer libro de George R. R. Martin, “Tormenta de espadas” y cuyo estreno comenzará el 31 de marzo de 2013.

Si los libros ya contaban con una legión de fans importante, no han sido pocos los que han descubierto la magia gracias a la serie de televisión de HBO, que además tiene sus propias versiones en videojuego (no tan alabadas estas por la crítica eso sí). Os dejamos con el tráiler extendido a pocos días del comienzo de una nueva aventura.

Anuncios

T1 EPISODIO 1 | ‘Once Upon A Time’ (‘Érase una vez’), más allá de los cuentos – Análisis

Muy bien, ¿por dónde íbamos? Por donde Hansel y Gretel regresan a casa, por donde Pinocho deja de ser por siempre ese niño de madera… no, íbamos por esa página en la que el Príncipe Azul se acerca en su caballo hacia la urna de cristal que los enanitos han hecho a la princesa Blancanieves, que yace en su lecho de muerte, envenenada por la bruja mala, y entonces con un simple beso Blancanieves revive, se casan y viven felices por siempre jamás.

– Espera, ¿has dicho por siempre jamás?

– Sí, por siempre jamás, así acaba el cuento, vivieron felices y comieron perdices. Es la última página del libro.

– Pero… algo más ocurriría ¿No? Yo también soy feliz pero en mi vida no dejan de pasar cosas.

¿Y si cogiésemos todos esos cuentos de nuestra más tierna infancia e imaginásemos cómo continuarían justo después de ese final feliz? Edward Kitsis y Adam Horowitz llevan haciendo esto precisamente desde hace 7 años, mientras escribían los guiones de ‘Perdidos’, imaginaban un mundo en el que la realidad y el mundo de los cuentos, los cuentos de hadas, se mezclasen, en que las historias que nos contaban de pequeños tuviesen una continuación, porque al fin y al cabo, los cuentos nacen de una imaginación basada en una realidad.

La serie comienza con la historia de Blancanieves, su Príncipe Azul, los 7 enanitos y la Bruja malvada. Somos testigos del beso, de su enlace de boda… pero entonces todo cambia, el bonito cuento que ya conocíamos se trastoca y su conexión con el mundo real se va dibujando con pequeñas pinceladas.

Henry aparece como regalo de deseo de cumpleaños en la vida de Emma, cual protagonista de ‘Una Vida Inesperada’ (‘Life Unexpected’) y es que la similitud con la que estos hijos adoptados regresan a por sus padres es evidente, solo que Henry le echa un poco más de gracia al asunto y además lleva consigo un libro de cuentos muy especial. Esta situación desencadena que Emma lleve a un niño del que no se fia hasta un pequeño condado llamado Storybrooke donde él asegura, los personajes de los cuentos están atrapados por una maldición y ellos no lo saben porque han perdido la memoria.

Desde ese momento la historia está salpicada por escenas que viajan de un universo al otro, entendiendo poco a poco durante el transcurso del primer episodio, quién es quién en cada uno de ellos y sobre todo, entendiendo de dónde procede Emma y cuál es su historia, la historia del único personaje de cuento al que la maldición nunca atrapó.

Emma es una mujer de negocios, bastante inteligente, que de repente se ve transportada a una historia a la que no puede dar crédito, pero que irremediablemente no puede eludir, ya sea por la simpatía de ese chico que dice ser su hijo y que confía en ella para hacer algo que salvará el mundo mágico, por el misterio de algo inexplicable o por la rivalidad hacia la alcaldesa Regina Mills, la bruja malvada, que en cierto momento del capítulo en una conversación entre ambas nada agradable, hace que Emma saque a relucir su instinto de supervivencia de la más fuerte. Un momento que sólo marcará el principio de una gran aventura.

Para disfrutar esta serie, basta sentarse a verla con ojos de niño y ganas de ilusionarse y dejarse impresionar por personajes y detalles, detalles estos que no son tan simples de percibir, algunos obligan a pensar un poco más de la cuenta y eso hace que el disfrute sea aún mayor. Disfrutar de un giro en un cuento que ya creíamos conocer, jugar a los detectives imaginando dónde encaja Emma en las piezas del gran puzle de la historia, decidir durante varios minutos si Henry es o o su hijo, si nos estará contando la verdad o nos estará engañando, saber qué esconde el libro, qué personajes son conscientes de que están atrapados en el tiempo, situaciones que se van resolviendo o se resolverán con el transcurso de las historias.

Que este cuento mágico nace de la mente de dos guionistas de ‘Perdidos’  no deja lugar a dudas. Hace ya varios años que nos contaron acerca de una historia de hadas que tenían planeada y por fin esa historia de hadas ha conseguido luz verde. No podían dejar pasar lo innegable y es que ‘Perdidos’ goza de haber sido una de las series más aludidas en otras obras y entes, saliendo de mentes que le dieron forma a sus historias, no podía ser menos, como esa puerta enfrente de nuestras narices marcando el 108.

‘Once Upon A Time’ en su primer episodio goza de uno de esos finales que me llenan el alma, que me dejan el corazón en un puño y me invitan a soñar. Un mundo mágico maldito, donde el mal consiguió ganar la partida a los finales felices de los que fuimos testigos en nuestra infancia, donde los colores se convirtieron en penumbras y los campos verdes perdieron su color, donde las fiestas y la alegría se tornaron en desesperanza y tristeza. Una triste paradoja al fin y al cabo de nuestro propio ser adulto, que deja dormido su niño interior hasta que el ciclo de la vida hace que otro pequeño ser vuelva para despertarlo, para recordarnos lo que fuimos.

Y entonces, ese antiguo reloj que llevaba largo tiempo dormido, vuelve a poner en marcha sus manecillas, para marcar los segundos de un tiempo olvidado, para dibujar de nuevo la sonrisa de aquel niño que fuimos.

‘Juego de Tronos’ | Temporada 1 | Episodio 10 | Review

‘Juego de Tronos’ llega a su fin en su primera temporada, basada en el primer tomo de Canción de Hielo y Fuego de George R. R. Martin y del que toma su título la serie, habrá que esperar una larga temporada para disfrutar de lo que ocurre más allá del Muro y todos los flecos que magistralmente se han dejado abiertos en este último episodio. Un comienzo enorme para una historia fantástica épica.

RESUMEN ‘JUEGO DE TRONOS’ TEMPORADA 1

Cada uno de los personajes principales de la saga se enfrenta, en estos momentos finales, de cara con su futuro más próximo, algunos no conocerán más futuro. La condena de Lord Stark marca los sentimientos encontrados de todos aquellos que le tenían en estima corriéndose la noticia de tierra en tierra, desde el rencor que profesan su esposa y el hijo que tomará su mandato como rey de Invernalia, pasando por su hijo bastardo Jon Nieve, hasta uno de los más pequeños, Bran, que encuentra el peor de los presagios a lomos de la salvaje de las tierras del norte más allá del muro. Por fin sabemos qué significado tenía aquel cuervo de tres ojos que episodio tras episodio repetía la misma acción y conducía al pequeño hasta las criptas.

DOS HERMANAS, DOS DESTINOS

Mientras tanto, no tan seguras, las dos hijas corren suertes desiguales, mientras Arya es ayudada a escapar en una caravana humana camino de El Muro y de forma casual queda convertida en un chico para pasar desapercibida (su sueño hecho realidad) y tendrá que enfrentarse a duros peligros, la de Sansa es una dura lucha encontrada de sentimientos. De repente se ve apresada por el nuevo rey que se convertirá en su esposo, Jeoffrey, cada vez más tirano (algo que se demuestra con una de sus primeras decisiones juzgando a un trobador a cortarle la lengua o los dedos), y sometida a una dura prueba en la que comienzan a salir a la luz sus verdaderos deseos de venganza. No se puede sino echar la vista atrás en la escena de las picas de cabezas y que nos venga a la mente esa mentira piadosa en la que Sansa, en lugar de proteger la verdad de su hermana Arya en la lucha cerca del río con Jeoffrey, decide proteger al niño malcriado, una escena que, sin ser definitiva, si deja una espina clavada difícil de olvidar y que sin duda veremos con otros ojos si decidimos revisar del nuevo el capítulo algún día.

Este último episodio nos deja pequeños misterios resueltos, como por ejemplo la confesión a Lady Catelyn de Sir Jaime de que fue él quien tiró por la ventana a su hijo, algo que admite con asombrosa tranquilidad ante el asombro y rechazo de Lady Stark. Pero no, finalmente a pesar de que esperábamos de que se resolviese todo por completo, habrá que esperar, aunque ella pregunta los motivos, él evade la respuesta. Paralelamente, Cersei ya ha encontrado sustituto de Jaime, una revelación sorprendente de una mujer que quizá refleja en sus hechos el no haberse sentido querida nunca en su vida, habrá que ver su evolución, un personaje muy bien construído que a pesar de ser cruel, tiene ciertos sentimientos que podrían hacerla vulnerable.

SANGRE DE DRAGÓN

Pero la evolución más sorprendente en esta primera temporada, sin duda la ha marcado Daenerys, esa chica tímida y vergonzosa que de repente se ve forzada a fortalecerse, hasta tal punto que su carácter, sin perder una dosis de justicia y humanidad, cambia por completo y resulta a ojos del espectador una mujer distinta desde el principio hasta el fin. Podríamos calificarla como el personaje más fuerte de la historia. Con ella vivimos una de las escenas más tensas y emocionantes de la serie y que personalmente me mantuvo con la boca abierta desde el inicio hasta los créditos finales con aplauso incluído de estos que salen porque sí. Una última escena que se colará entre las favoritas de cualquier amante de las series, de las que pone los pelos de punta, y que marcará un giro en la saga, tornándola hacia un grado más de fantasía en este juego en el que las piezas han comenzado ya a moverse y en el que nada podrá ya pararlas.

‘Juego de Tronos’ | Temporada 1 | Episodios 1 – 9 | Review

Si bien el último episodio se encuentra disponible desde hace casi 10 días, no pienso romper con esta serie la regla de “episodio por semana”. No se trata de ser tonto, sino de apreciar la serie tal y como el público en su emisión original ha podido disfrutarla. A ver si no dónde queda esa semana dándole vueltas al final y a los sucesos del último capítulo.

He de reconocer que vi ‘Juego de Tronos’  | Episodio 1×01 bastante desconcentrado, bastantes días de trabajo que desembocaron en un ataque de sueño incontrolable, de estos que hacen que se te caiga la cabeza y más después de comer. Apenas me enteré de muchos detalles y casi lo único que me hizo mantenerme despierto fue el impactante final. Y fue precisamente ese final y porque el sueño me pudo, que decidí retomar a la semana siguiente la serie de nuevo desde el principio en lugar de continuar, algo que no había hecho nunca y de lo que no me arrepentí, ya que más despierto pude discernir que debajo de todas esas conversaciones que mantenían, se dibujaba una historia atrás en el tiempo, en definitiva, se dibujaban los pasados sentimentales y lazos de sangre de los protagonistas.

El primer episodio arranca lleno de información, muy útil no perdérselo ya que son una estupenda base. No importa si no te enteras de quienes son realmente los hijos de Lord Stark al principio, debido a la gran cantidad de personajes que aparecen, pero puedes empezar a discernirlos cuando se colocan en fila para recibir al rey y a la reina: Robb, Sansa, Arya, Bran y Rickon, de mayor a menor edad. Todo un reto para sentirse orgulloso una vez los identificas, aunque el más pequeño se hace ver poco de momento.

La mayor parte de los primeros episodios se centran en Invernalia, lugar donde surgen las primeras intrigas. Un comienzo al más puro estilo ‘Spartacus‘ por lo que a la sangre se refiere, hace crecer a Bran, aunque su destino se perfila de una forma que desconoce. Precisamente de esos comienzos a uno se le quedan grabados algunos momentos irrepetibles, como el reparto de los lobos huargos, un hecho que cobra especial importancia si tenemos en cuenta que ese encuentro fortuíto con la pequeña manada tendrá unas consecuencias que regirán el resto de sus vidas. Así en posteriores capítulos encontramos en los lobos huargos el sacrificio convertido en rabia, la rabia convertida en ira, la protección y el don de la libertad, cuatro momentos únicos que se corresponden con la orden de la reina de tomar la vida de uno de los lobos, lo que provoca la ira de Arya y de Sansa (aunque esta última logra controlarla o eso parece de momento), el momento en que el lobo de Arya muerde al progenitor del rey y provoca una lucha entre Arya y Joffrey, que nos deja una de las mejores escenas de la serie debido a la trascendencia que seguramente tendrá durante toda la serie y la libertad dolorosa de Arya al ver marchar y dejar escapar a ese lobo.

El final del primer episodio nos deja también uno de esos momentazos en serie, con el hermano de la reina lanzando por la ventana a Bran después de dejarnos una maravillosa frase: “Las cosas que puedo hacer por amor”. A raíz de esta trama se crea un mundo de conspiraciones y dudas bastante interesante y que mantiene enganchado. El miedo por que Bran despierte y pueda contar toda la verdad se apodera de la reina y su hermano y comienza así a forjarse una batalla que desemboca en lo que podemos ver en  ‘Juego de Tronos’ | Episodio 1×09, de dimensiones épicas. Un crimen descubierto, un secuestro que acaba con una amistad y que lleva a una guerra. Al fin y al cabo las guerras comienzan siempre así.

Cuando vemos la serie, vamos pasando por distintos lugares de ese mapa imaginario de George R.R. Martin y por diversas historias al igualq ue en el libro, distintas perspectivas que al principio nos parecen inconexas. Una de esas historias más interesantes es la de Daenerys y su evolución a través de los episodios. Comienza siendo una niña recatada y tímida a la que las ansias de poder de su hermano asustan, pero en su interior fluye la sangre de dragón y de alguna forma el destino y las ansias de ese hermano la llevan a hacerse fuerte, a afrontar su vida desde otro punto de vista, acumulando a su paso experiencias y rabia suficientes como para acabar con la vida de la sangre de su sangre en el espectacular final de ‘Juego de Tronos’ | Episodio 1×06 “Una corona de oro”, un título que lleva su significado hasta su punto más literal. Simplemente bestial.

La serie toma un ritmo más pausado a partir de ‘Juego de Tronos’ | Episodio 1×04, presentándonos a un personaje que se hace querer tanto como odiar en determinados momentos, el enano o gnomo Tyrion. Parajes como el Nido de Águilas son nido (propiamente dicho) de otras subtramas, con mención especial a ese niño mamando leche materna de la teta de la hermana de lady Catelyn. Y es que personajes raros hay unos cuantos. De estos parajes, el Muro es quizá uno de los elementos que nos deja más dudas. Más allá de sus murallas está el bosque helado, un lugar inexpugnable donde la muerte está presente a cada paso y donde hasta los muertos resucitan. Tremendo susto el de esos seres congelados que de repente vuelven a la vida y sólo el fuego puede acabar con ellos. Por lo demás ese Muro nos cuenta la historia de Jon Nieve, el bastardo del rey que es relegado a la Guardia de la Noche y cuyo principal deseo es saber el nombre de su madre. Visto lo visto, ya no sabemos si será capaz de descubrirlo algún día.

Por cierto, hay que atribuir a Lena Headey haberse hecho a la perfección con uno de esos papeles de mala malísima casi a la altura de Diana en ‘V’ o de Angela Channing en ‘Falcon Crest’, gracias a su personaje de Cersei. Seguro que aún le queda cuerda para rato (aunque ha visto que su hijon es peor que ella, ¿logrará superarlo?).

Mientras, los caminantes blancos han regresado después de miles de años y el invierno se acerca. La aventura sólo acaba de comenzar.