Archivos diarios: febrero 18, 2008

Dexter, corazones helados

En nuestros más íntimos pensamientos, en lo más profundo de nuestro ser, alguna vez ha surgido el sentimiento de odio que nos impulsa a la venganza más cruel. Ver un asesinato cruel nos produce náuseas y despierta algo dormido. Un furor interno nos incita a tener ciertos pensamientos con respecto al asesino, pero nos frenamos.

corazon helado

Imaginemos ahora que somos producto de un atroz asesinato ante nuestros ojos, que somos espectadores de algo que nunca imaginamos ver. ¿Quién frena entonces esa furia contenida ante la injusticia y los asesinos? Seríamos Dexter, seríamos el producto de lo que un día vimos. Nada tendría sentido en nuestra vida, porque nunca podríamos saciar esa sed de venganza que necesitaríamos. No habría nada en el mundo capaz de borrar ni por un instante tanto dolor, ira, miedo, impotencia y tristeza que sentimos.

La única salvación sería el código de Harry, la canalización de esa furia para salvar al mundo de despojos, de indeseables que un día “podrían llegar a ser…” los que imprimieron en nosotros tanto dolor. Y si el mundo descubriese nuestros movimientos, estarían agradecidos.